Rss Feed

Pódcast Las Historias del Maestro

  1. El pato Marinero y el ratón juguetón

    El ratón juguetón
    se encontró un balón
    para jugar en el salón.
    Se encontró con el pato 
    y se le cayó un zapato.
    Luego se fue con el barco,
    tiene una diana y le dio al arco.
    Después se fueron a pescar,
    también a surfear y a jugar.

    El ratón dejó el balón 
    y cogió un canelón.
    Se fueron a comer 
    y después a tender.
    Luego al pato se le cayó 
    el otro zapato.
    Se encontraron a un amigo
    y se comieron el trigo.
    Se fueron a surfear y a jugar.

    Moraleja: Que no hay que pasarse comiendo y jugando. 



    Los animales y el pasto

    Una vez un pastor
    llevaba un perro 
    y un carnero.
    El perro dijo "¡carnero, carnero,
    hay un toro atrapado!, ¿vamos a por él?"
    Y dijo el carnero "¡claro!"
    El pastor se puso las manos en la cabeza 
    y ató una soga para que el toro
    saliera de la trampa. 

    Moraleja: Hay que ayudar a los demás.





    La perdiz y el águila

    Una perdiz que caminaba tan campante, vio a lo lejos un águila que bajó al suelo y le dijo: "¿qué hacemos maestra agujas?", "buscando a unas chiquillas", respondió la perdiz.
    Al día siguiente el águila se tropezó con la perdiz. "¿quieres buscar presas?", le dijo la perdiz, "no, yo soy demasiado fuerte", respondió el águila. 
    Como el águila no quiso ayuda, no cazó nada y se cayó. 

    Moraleja: Que si crees que alguien es flojo, no significa que no pueda ayudarte. 



    El loro pirata

    El loro era capitán
    y le dijo el capitán al loro 
    "Cristán, ven y dame una cuerda
    para atar al pato", "madre mía, 
    lo que me va a pesar".

    Un día pasó por allí un águila, 
    y el pato le pidió que la salvara.
    El miércoles el capitán iba a cazarlo, 
    y justo cuando tenía la trampa 
    vino el águila y lo salvó.

    Moraleja: que cuando hay un amigo en peligro hay que salvarlo.



    El burro alcalde.

    Un burro quería ser alcalde.
    Era tan bueno que lo eligieron, 
    estaba muy feliz cuando dijo: 
    "gracias por votarme".
    Su amiga Sara le dijo: 
    - eres el mejor, te lo mereces. Si quieres puedes vivir conmigo.
    - No gracias, prefiero vivir en mi casa aunque no sea de ricos. Dijo el burro.
    - Además, no podría acostumbrarme. Gracias por la oferta.

    Moraleja: Es más importante vivir en libertad que en riquezas.






  2. 0 comentarios:

    Publicar un comentario

    ¿Quieres decir algo?

Popular Posts

Cuestionario inicial sobre Educación Física

 A rellenar por el alumnado de tercer ciclo de primaria. Se realizará durante la propia sesión, en el momento seleccionado por el maestro, h...